Descripción

Los polvos de estaño se producen mediante la desintegración de una corriente de metal líquido a través de una boquilla de atomización mediante aire comprimido. Este método de desintegración produce un polvo en forma de partícula nodular o en forma de lágrima, en tamaños de partículas específicos del cliente.